QUÍTALE EL MIEDO A VENDER TU PROPIEDAD

Hay miedos más comunes que otros al vender un inmueble y queremos decir cómo puedes afrontarlos para que todo salga de la mejor forma en este proceso.

  1. NO VENDER AL PRECIO CORRECTO Al momento de vender un inmueble siempre nos hacemos la pregunta si lo estamos vendiendo al precio correcto (ni muy barato ni muy caro).  Sin embargo, no te afanes si aún no encuentras el cliente para tu casa o apartamento, si ya viste que el precio está justo debes tener paciencia para que llegue la persona indicada a pagarte lo que vale tu inmueble.
  2. NO ENCONTRAR COMPRADORES En muchas ocasiones creemos que no encontraremos personas interesadas en nuestro inmueble, sin embargo, recuerda que si tienes un precio competitivo y sabes resaltar las características de tu propiedad, la venta se va a lograr.
  3. TARDAR MUCHO TIEMPO EN VENDER LA PROPIEDAD En Colombia un vendedor se tarda entre 6 y 9 meses en vender su casa, e incluso puede demorar más. Esto puede ser demasiado tiempo, en especial cuando necesitamos vender con urgencia. Lo mejor que puedes hacer es tener tu propiedad en una inmobiliaria con trayectoria, tomar fotos con excelente calidad y con la casa en completo orden.
  4. RECIBIR MUCHAS VISITAS Y NINGUNA OFERTA Para que esto no te suceda sé realista y muy detallado con las características de tu propiedad. Resalta sus beneficios, pero cuenta aquellas características no tan atractivas, como por ejemplo si tiene difícil acceso al transporte público. Esto te ayudará a filtrar a los posibles compradores. De tal manera que, los que visiten la propiedad sean quienes realmente quieran comprarla.
  5. QUE EL NEGOCIO SE CAIGA Recuerda que el contrato de compraventa es la manera que tienes tanto tú como el comprador para demostrar que el compromiso es serio. Si tu comprador incumple el contrato de compraventa puedes obligarlo a cumplir lo pactado o pedir una indemnización.
  6. SER ESTAFADOS Ser estafado es el mayor miedo al vender una casa Evita pasar por una situación desagradable como una estafa fijándote en los detalles y haciendo las preguntas correctas a la hora de comprar una casa.