¿Es conveniente comprar una propiedad de más de 30 años?

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.15″]

Comprar una vivienda usada tiene muchas ventajas. Es posible adquirir más metros por menor precio, la distribución en muchos casos también es una ventaja, así como la construcción tradicional, lo que brinda más seguridad a los habitantes y abre mayores posibilidades a las reformas. Este tipo de inmuebles generalmente están ubicados en las mejores zonas, otra gran ventaja. Sin embargo, ¿sabes cuáles son las condiciones de viviendas con más de 30 años de construidas?, aquí te contamos algo más para que siempre puedas tomar la mejor decisión para invertir tu dinero.

Lo primero que debes hacer a la hora de comprar una vivienda usada, sin importar la antigüedad, es conocer el estado legal, es decir, verificar las deudas que pueda tener en servicios públicos, impuestos, hipotecas o impedimentos legales.

Además, te recomendamos verificar la historia del inmueble a través del certificado de tradición y libertad que se descarga online desde la página de la Superintendencia de Notariado y Registro, solo se necesita el número de matrícula inmobiliaria y cancelar un valor en el mismo sitio. Este certificado muestra toda la historia del inmueble: las compraventas, hipotecas, servidumbres, demandas y demás anotaciones que permiten validar que todo esté en orden.

Una vez conocemos que todo está en regla es fundamental verificar el estado físico del inmueble, sabemos que es una propiedad con cierta edad y el desgaste es normal, sin embargo, algunos signos pueden mostrar que la inversión resulte más alta que una reforma.

Grietas:

Es posible que las grietas más visibles puedan taparse para disimularlas, sin embargo, algunos signos pueden mostrar elementos preocupantes, por ejemplo, las horizontales pueden ser un signo de que la casa es demasiado pesada para sus cimientos.

Techo:

Sustituir el techo puede ser una de las tareas más costosas en una reforma, por eso presta atención al estado de este.

Tuberías:

Las más antiguas estaban hechas en cobre y acero, las cuales están sujetas a erosión y por lo tanto a acumulación de minerales que van directamente al agua que tomará tu familia.

Sistema eléctrico:

Evalúa la calidad de las instalaciones eléctricas, los cables deben estar en perfecto estado y sin interrupciones. Además, es importante revisar la eficiencia energética para que pueda adaptarse a los climas cambiantes a los que nos enfrentamos actualmente.

Mantenimiento de las instalaciones:

En el caso de que la compra sea en un conjunto cerrado, es necesario verificar a través de las actas de asamblea el presupuesto asignado al mantenimiento, esto puede dar una muestra del estado actual de todos los espacios y te ayudará a predecir inversiones futuras como cuotas extraordinarias para asumir gastos imprevistos.

Comprar un inmueble usuado puede resultar una excelente inversión, una gran oportunidad para establecer reformas y diseñar el espacio tal como lo has soñado, garantizando la mejor ubicación y más espacio.

Acudir a una agencia inmobiliaria te permitirá acceder a los mejores profesionales para conocer el real estado del inmueble y que siempre tu sueño se convierta en tu mejor realidad.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Share This