VIVIR EN EL CAMPO, TENDENCIA EN CRECIMIENTO EN EL VALLE DE ABURRÁ

¿Conoces la vuelta oriente?

Ya dejó de ser un paseo de fin de semana, para convertirse en un proyecto de vivir en fincas por sus múltiples ventajas.

Por la situación sanitaria que atraviesa el mundo, cambiaron muchas cosas y entre ellas las medidas de prevención, la manera de comunicarse con los demás y de habitar los espacios públicos; finalmente cambió la idea que teníamos de hogar. Lo que en otros tiempos eran habitaciones amplias y cómodas, de repente se transformaron en la oficina de unos y en un aula de clase de otros.

Los expertos en el tema, arquitectos y demás, afirman que a raíz de la pandemia se aumentó la tendencia de vivir en el campo. Es claro que muchas personas cambiaron su idea original de donde viven ahora, viendo el oriente como un lugar más tranquilo, campestre y con menos velocidad que en la ciudad. 

Para algunos, estos meses fueron claves para volver una segunda vivienda en el campo, la primera. Para otras familias, se volvió un espacio para tomar esos ahorros o cambiar el apartamento en la ciudad por una casa campestre. La lonja asegura que es agradable tener un lugar con zona verde de uso y gozo, se vive más calidad de vida.

¿Por qué se ha llegado a esta conclusión de querer vivir a las afueras? La reactivación que se ha dado en los inmuebles del Oriente antioqueño, un crecimiento en las ventas, y con esto una disminución en los tiempos de comercialización y arriendo.

El plus de la región

Según expertos durante el 2020 y lo que llevamos del 2021 creció la demanda en la compra de propiedades en el Oriente antioqueño, comercializandose una cantidad de casa y apartamentos nuevos en la región, equivalente a la cuarta cuarta parte del total de las ventas del Valle de Aburrá.

Anteriormente hemos dejado claro que durante años el oriente antioqueño ha sido el destino elegido para ser la primera y segunda morada de muchas familias. ¿esto por qué sucede? En el sector se ofrece una oferta inmobiliaria de excelencia, el entorno campestre, el clima favorecedor y la cercanía con la ciudad. 

Hablemos del Valle de San Nicolás: Este incluye los municipios de Guarne, San Vicente, Rionegro, El Retiro, El Carmen de Viboral, La Ceja, Marinilla, El Santuario y La Unión. Cada uno de estos municipios se convirtieron en ese ambiente idóneo para cumplir el sueño de vivir a las afueras de la ciudad ya sea en una casa, finca o apartamento. 

Ventajas como la tranquilidad, zonas verdes amplias, oferta comercial que incluye desde cines, hasta museos, hospitales y restaurantes. Además, destacamos la facilidad de movilidad ya que hay accesos con la ciudad desde diferentes puntos.

¿Qué propiedades se buscan en el campo? Inmuebles que ofrezcan serenidad, confort, cercanía con la naturaleza para así respirar aire puro y brindarle una mejor calidad de vida a niños y mascotas. Por lo general, las familias buscan propiedades que queden cerca a bosques y entornos naturales. Hogares con ventanales amplios y vistas únicas, quieren conectar el interior con el exterior. Finalmente, una lectura de esta tendencia, nos permite concluir que la demanda de vivienda en Oriente va a seguir creciendo, especialmente de tipo campestre, para disfrutar de las zonas verdes

Conclusión

¡Te invitamos a ahorrar y cumplir ese sueño de tu casa en el campo! Acá te dejamos todas las ventajas de la región.

Image Gallery (1)